viernes, 3 de junio de 2011

El catolicismo según Juan Eslava Galán

Acostumbro a compaginar la lectura de un par de libros, leo mucho y si ayer comentaba que me está gustando mucho el "Ensayo sobre la lucidez" de Saramago, hoy me gustaría escribir un poco sobre el otro libro que me estoy leyendo, "El catolicismo explicado a las ovejas", de Juan Eslava Galán.

Llevo poco más de cien páginas leídas -tiene quinientas- y lo cierto es que me está encantando. Me gusta mucho el estilo de Eslava Galán, del que ya he leído otras obras, y este libro en concreto es muy recomendable. Eso sí, hay que llegar a él con una mentalidad abierta. Cuenta verdades como puños pero, al fin y al cabo, verdades incómodas para muchos. Tira con bala a todo lo relacionado con el tinglado religioso y reto a quien se sumerja en la lectura a que intente rebatir alguna de las afirmaciones que el autor incluye en este ensayo tan particular.

Siempre he pensado que la religión es un invento que debemos a los miedos e inseguridades del ser humano. Es muy loable inventar cualquier cosa que aporte seguridad al que no la tiene, lo respeto aunque no lo comparta. El problema surge cuando la religión quiere hacerse presente a todos los niveles de la sociedad. Me parece muy bien que haya gente que rece, que crea en dios, en Ford o en san nani, pero lo que no me parece de recibo es que se quieran meter en la vida de la gente, intentando aleccionar sobre lo que está bien y lo que está mal, sobre lo que es bueno y lo que es malo. Esas atribuciones, entre otras muchas cosas, son las que me hicieron renegar hace mucho de toda esa pantomima. Como alguien dijo, "gracias a dios, no soy católico". Algún día escribiré sobre ello; mucho me temo que mi opinión sobre ciertos temas es demasiado políticamente incorrecta pero no me importa, me gusta llamar al pan pan y al vino vino y no voy a dejar de hacerlo, sea el tema que sea.

Recomiendo, por tanto, la lectura de la obra de Juan Eslava Galán. Cuando la termine volveré a escribir sobre ello, estoy seguro de que voy a pasar buenos ratos leyéndola.

No hay comentarios: