miércoles, 1 de junio de 2011

Historia de una ilusión

Entre bambalinas, Mario abre el libro por un página escogida al azar y comienza a leer. Apenas necesita repasar el texto, se lo sabe de memoria. Lo escribió él mismo hace catorce años. Apenas se distribuyeron cien ejemplares, sumando las ventas y los libros que regaló a sus allegados.

Aún recuerda aquellos días frenéticos, la ilusión a flor de piel y una ingenuidad que ahora le provoca una sonrisa. Con su manuscrito bajo el brazo visitó editorial tras editorial, se nombró a sí mismo “el coleccionista de rechazos”. Pero sabía que le llegaría su oportunidad y cuando se presentó no la dejó escapar.

Acariciándolo con la punta de los dedos, Mario cierra el libro. Con un gesto de ternura y una media sonrisa en los labios lo guarda en el bolsillo interior de su chaqueta. El encargado de la librería le hace la señal convenida. El acto va a comenzar, le están esperando.
Ismael

No hay comentarios: