lunes, 18 de julio de 2011

Un lugar mejor

Para llegar a los niveles de podredumbre que exhibe la humanidad a día de hoy, han tenido que hacerse muchas cosas mal a lo largo de la Historia. A esto no se llega de un día para otro. Ocurre que el beneficio de unos -los que ostentan el poder- lleva consigo el perjuicio de otros -el resto de los mortales-. Y como los beneficiados son los que mandan, a los demás que nos den por culo.

Si hacemos un somero repaso a la Historia, comprobamos que el dinero -y el poder comprado con dinero- ha sido motor y causa de la inmensa mayoría de los conflictos habidos y por haber.

Otra de las excusas favoritas del ser humano para liarla ha sido hacerlo en nombre de dios. Las religiones no son más que un invento de la humanidad para ostentar poder y dinero -por parte de los jerarcas de cada religión, acojonando al personal para someterlos a sus más que dudosos dictados éticos y morales-, para hacer más llevadera la innata inseguridad del ser humano y de paso para justificar los innumerables "pecadillos" cometidos por curas, obispos, papas -en el caso de la iglesia católica- y sus equivalentes en el resto de religiones. En nombre de dios se han perpetrado auténticas salvajadas contra hombres, mujeres y niños a lo largo de la Historia pero ahí siguen, seduciendo a millones de personas haciendo uso de las múltiples artimañas que han ido perfeccionando con el paso de los siglos. Y la gente sigue picando. Sobre religión habría mucho que discutir, pero hay cosas que son tan evidentes y están tan documentadas que  el hecho de que la gente siga creyéndolas me produce un poco de vergüenza ajena, pero ahí está la libertad de cada uno de creer en lo que le venga en gana, sea real o inventado.

Retomando el argumento inicial, estoy seguro de que si alguien ajeno a nuestro Mundo llegara a la Tierra alucinaría con el número de hijos de puta que la ocupan. Pero no todo va a ser negativo. Hay buenas personas que merecen que entre todos luchemos por arrebatar el poder a tanta gentuza que lo ostenta y mantenerlos alejados de cualquier cargo en el que tengan el mínimo poder de decisión. El día que lo logremos, la Tierra será un lugar mejor en el que vivir.

No hay comentarios: