domingo, 11 de septiembre de 2011

11-S

Ayer fui al supermercado. En la puerta, dos hombres charlaban animadamente. Escuché cómo uno le decía al otro que ya estaba todo preparado; el robo sería al día siguiente. Parecía no importarles que cualquiera que pasara por allí les oyera. Uno de ellos se interesó por la dirección y, oh sorpresa, resultó que la casa en la que estaban planeando entrar a robar era la mía. No dije nada. Hice la compra como tenía previsto y regresé a casa. No le dije absolutamente nada a mi novia ni a mi familia. 

Esta mañana mi novia se fue a trabajar. Yo estaba solo en casa. Me limité a abrir puertas y ventanas, dejé la puerta de la calle abierta y salí a dar una vuelta.

Acabo de regresar a casa. Me han robado.
Ismael
-----------------------------------------------------------------------------------
Diez años después, D.E.P. las víctimas y mi odio eterno a -TODOS- los culpables.

No hay comentarios: