viernes, 2 de diciembre de 2011

Telecirco

Ahora resulta que Telecinco es una cadena basura. Ahora.

Si analizamos la programación de dicho canal, terminamos antes si nombramos los programas que merecen algo la pena o que no están infectados por el chismorreo y la vergüenza ajena. Ya está, lista terminada. Reconozco que, en otro tiempo, había algunos programas que podían salvarse de la quema, pero a día de hoy Telecirco no es que sea prescindible, es que puede desintonizarse sin que nadie se acuerde de ella. ¿O esto no es así?

Lamentablemente, Telecirco es de las cadenas más vistas en este país, y los programas de cotilleo y frikis, desde Sálvame a La Noria pasando por un sinfín de esperpentos similares, son líderes de audiencia. Así de triste. Parece que tras la lamentable entrevista a la madre del menor implicado en el caso Marta del Castillo en La Noria, donde según apuntan le pagaron a la susodicha un buen puñado de miles de euros, ha abierto la caja de los truenos. Le gente salta, se indigna y pide que acabe el circo. Ahora. Es cierto que con dicha entrevista han subido de nivel en cuanto a falta de escrúpulos, el todo vale elevado a la enésima potencia, pero me parece increíble que no se haya denunciado antes la lobotomización de miles de cerebros presuntamente pensantes que desde hace mucho tiempo son idiotizados cada vez que sintonizan la cadena en cuestión.

Dicen que uno es libre de ver lo que quiera, y es cierto. Que el mando a distancia es un artilugio que permite cambiar de canal a placer. Cierto también. Y ahí reside mi preocupación. Teniendo en cuenta esa "libertad", ¿qué hemos tenido que hacer mal para que tantas miles, incluso millones de personas, se aposten frente a la caja tonta para ver cómo un cualquiera cuenta que se acostó con otra cualquiera, si se casan, se separan, se quieren o se odian? ¿Cómo es posible que se traguen reportajes, tertulias o entrevistas a personajes absurdos sin interés alguno, personas cuyas patéticas vidas arrastran por platós de televisión por un puñado de euros, gente a la que no le importa perder la poca dignidad que traen de serie para airear sus miserias? 

El problema es que si están ahí es porque hay gente a la que sí interesan. Yo puedo cambiar de canal, saltarme el canal e incluso desintonizarlo, pero la "democracia del mando" lleva a muchos a tragarse esa bazofia idiotizadora y eso, en mi opinión, es preocupante. Eso sí, cada uno es libre de elegir con qué perder el tiempo. Yo también.

No hay comentarios: