sábado, 7 de abril de 2012

Misterio desvelado: Capilla de Rosslyn (Roslin, Escocia)

El lugar que visité el pasado domingo 24 de Marzo, un viejo sueño cumplido, fue la capilla de Rosslyn, enclavada a unos 11 kilómetros al Sur de Edimburgo. Las fotografías que colgué como pistas para averiguar el lugar pertenecen a la fachada exterior de la capilla y al interior de la misma, en concreto al conocido como Pilar del Aprendiz, cuya leyenda os contaré más adelante.

Para empezar, un poco de Historia. La capilla de Rosslyn fue construida en el siglo XV. Su construcción comenzó en 1446 a instancias de William St Clair, o Sinclair (1410-1484), I Duque de Caithness y III Duque de Orkney. En principio iba a ser una Colegiata dedicada a San Mateo, pero finalmente el proyecto quedó reducido a la pequeña capilla familiar que podemos contemplar hoy en día.

Su pequeño tamaño contrasta con la multitud de detalles que podemos encontrar tanto en su fachada exterior como en el interior de la capilla, así como con las innumerables leyendas tejidas sobre ella a lo largo de los siglos. Una línea muy fina separa Historia y Leyenda en Rosslyn.

Se hizo mundialmente famosa gracias, o por culpa de, al libro "El Código Da Vinci", de Dan Brown, y a su posterior adaptación cinematográfica protagonizada por Tom Hanks y Audrey Tautou. Pero la capilla tiene una Historia más que interesante que conocía desde pequeño y que siempre me ha gustado, más allá de lo que pueda más o menos fabular un escritor.

Cogí el autobús temprano desde el centro de Edimburgo. En una media hora el chófer de la línea 15 indicó que habíamos llegado al pueblo de Roslin. A unos minutos a pie, a través de Chapel Loan, llegué a la entrada de la capilla.

El exterior me decepcionó un poco porque estaba lleno de andamios debido a la restauración a la que se está sometiendo a la capilla. El interior, en cambio, superó todas mis expectativas y más cuando Walter, el guía, nos regaló una magnífica exposición en la que nos contó la Historia y mil detalles que se pueden encontrar en el lugar. Su excelente acento inglés, muy diferente al habitual de aquellas tierras, me ayudó a entenderlo todo sin problemas. En un instante, mientras estaba allí sentado siguiendo las explicaciones de Walter, mi vista se detuvo en su tarjeta de identificación y al leer "Rosslyn Chapel", en ese preciso instante, fui consciente de que estaba allí, en un lugar que quería visitar desde hace muchos años y que ya puedo tachar de la lista que imaginé de pequeño con los sitios que me gustaría conocer.
En un próximo artículo comentaré los detalles más destacados de la capilla y sus leyendas más interesantes, algunas plausibles de ser reales, otras poco menos que imposibles. De momento, desvelado queda el acertijo: El lugar no es otro que la capilla de Rosslyn, en Escocia.

No hay comentarios: