miércoles, 25 de abril de 2012

Un día en Beverley

Jueves, 22 de marzo de 2012.

Un corto trayecto en tren me llevó desde Hull a la estación de Beverley. Pequeña ciudad de Yorkshire, fue todo un descubrimiento durante mi último viaje al Reino Unido.

Si una casi desconocida pequeña ciudad del Este de Inglaterra tiene tanto que ofrecer, me pregunto cuántas ciudades y cuántos pueblos maravillosos habrá repartidos por el país.

Me bajé del tren y ya desde la estación se podía ver el Minster. No voy a intentar siquiera describir la impresión que me provocó esa enorme mole de piedra. Desenfundé la cámara de fotos y no la guardé en todo el día.

Trinity Lane y Eastgate Street me llevaron a la Beverley Minster. Una vez dentro, un par de viejecitas encantadoras me dieron un folleto -¡en español!- sobre el lugar y se ofrecieron para resolver cualquier duda que me pudiera surgir. Les di las gracias -allí el thank you, el cheers, el sorry y demás fórmulas de cortesía se repiten constantemente- y comencé la visita.
Beverley Minster
Fundada en el siglo VIII, ahí es nada, enorme, muy bien conservada -gracias en parte a las labores de restauración llevadas a cabo, todo hay que decirlo-, tiene mil detalles que cualquier visitante no debe perderse: La tumba de Saint John, obispo de York y fundador del monasterio original sobre el que se asienta el Minster actual; las vidrieras; la escalera en el muro del pasillo Norte; el "frith stool", sillón de piedra del siglo VIII donde se cree que el obispo colocaba sus santas posaderas... Es difícil describir todo aquello, hay que verlo.
Frith stool, Minster Beverley

Antes de marcharme, compré unas postales y practiqué mi limitado inglés con una de las viejecitas que me recibieron a mi llegada. Le comenté lo mucho que me había impresionado el lugar y que no esperaba encontrar algo así. Me dijo que la ciudad es muy antigua, que el Minster está repleto de detalles -me mostró algunos- y por último me recomendó otros lugares importantes de Beverley.

Me dirigí a la oficina de turismo y de allí a la Art Gallery y a la biblioteca; ambos edificios situados uno junto al otro, tal vez demasiado modernos para mi gusto.

Atravesé Cross Street hasta llegar a Toll Gavel, la zona comercial de Beverley. Calles peatonales, llenas de tiendas, cafeterías, pubs... Un ambiente estupendo acompañado por la perfecta temperatura que hizo aquellos días.

Llegué a la plaza del mercado, preciosa, y decidí acercarme a la iglesia de Saint Mary. Estaba cerrada cuando llegué, faltaban quince minutos para abrir sus puertas, así que para hacer tiempo entré en un parque cercano. Un parque muy bonito, con sus banquitos, su césped, familias enteras jugando, leyendo, de picnic. Todo estupendo hasta que reparé en algo que no había observado al entrar: ¡Era un cementerio! Lápidas a un lado, lápidas al otro, pegadas al muro. Y al fondo del parque nichos, mausoleos, algunos antiquísimos, a saber de qué época. Niños jugando entre las tumbas, saltando de una lápida a otra... Una escena macabra donde las haya.

Entré en Saint Mary´s Church. Más pequeña que el Minster pero con un encanto especial, fue fundada en el siglo XII como iglesia normanda y está también repleta de detalles relevantes: La pila bautismal; un órgano enorme; la pequeña cripta; parte de la bóveda representando las constelaciones... Y un detalle sobre el que quiero informarme mejor porque me sorprendió bastante. 
Saint Mary´s Church
En la capilla de Saint Michael, tallado en piedra, un conejo. Pero no un conejo cualquiera. Esta es la explicación del folleto que me dieron al entrar en la iglesia: "St Michael´s chapel. Here is the white rabbit of Alice in Wonderland: A stone carving circa 1330 of a rabbit with a pilgrim´s staff and scrip". Literal. Es decir, se cree que ese conejo inspiró a Lewis Carroll para crear el famoso personaje de su obra "Alicia en el País de las Maravillas". ¿Historia o leyenda?
The white rabbit, St Mary´s Church
Después de visitar el Minster y la iglesia de Saint Mary, un último paseo me llevó a los restos de la muralla que protegía a la ciudad -North Bar-, a Butcher Row y a las dos plazas del mercado -Wednesday Market y Saturday Market-. Cerca de la Market Cross descubrí una librería que me recordó mucho a la que conocí el año pasado en York -sobre la que escribiré en otro momento-: The Beverley Old Book Shop.
The Beverley Old Book Shop
North Bar
Después de tomar un capuccino, en lugar del habitual té, en una de las cafeterías del pueblo, regresé a la estación y el tren me devolvió a Hull en poco más de quince minutos.

Me habían hablado bien de la ciudad pero no esperaba encontrarme aquello. Retomo mi reflexión inicial: No conocía aquella ciudad, ni me sonaba siquiera. Y después de ver lo que vi, ¿cuántos sitios, cuántos rincones maravillosos habrá por descubrir sólo en el Reino Unido? Cientos, estoy seguro.

Así que ya sabéis, si algún día, por el motivo que sea, os encontráis en el Reino Unido, por la zona del Yorkshire, no dejéis de visitar una pequeña ciudad del Este, muy cerca de Hull, que tiene mucho que ofrecer: Beverley.

3 comentarios:

Argax dijo...

Pues esto es a lo que me refería cuando te dije que contaras un poco más de tu viaje.
Se intuye la fascinación con la que andabas por esos rincones. Es curioso como el entusiasmo con que escribes hace que la escena de los niños jugando entre las tumbas parezca de todo menos tétrica.
Y espero el capítulo referido a la librería de viejos...

Un beso

Ismael dijo...

El placer de lo inesperado, lugares que no esperas encontrar y de repente te ves ahí, de vacaciones, en un país extranjero, con libertad para ir y venir, explorar, descubrir nuevos lugares... Es una sensación difícil de explicar.

El capítulo dedicado a las librerías llegará, te lo aseguro.

Un beso.

Dave Bartlett dijo...

Ismael,

First of all, my apologies that this comment is in English. Since I live in Hull, English is both my native language and, I'm sad to say, the only one I'm fluent in.

I discovered your blog via a Google image search when I found your pictures of Hull during World War II.

It was interesting to read your views on Hull and Beverley. It's nice to see how visitors from other nations perceive my city.

I'm glad your impressions of Hull were favourable. I've lived here all my life and it's sad to see that few of my fellow countrymen appreciate Hull as much as you and I do.

I have many posts on my blog dealing with various aspects of Hull. You might like to look here: http://bartie-blog.blogspot.co.uk/2011/05/like-tourist-in-my-home-town.html to begin with.

I'm pleased that you liked Beverley, though there were a couple of aspects of it that you missed, understandable since you were there on only a short visit. Should you ever visit Beverley again, you should be sure to visit The Common/The Westwood to the west of the town: This combines tranquil woodlands with open grasslands shared by both golfers and free roaming cattle (there's a horse race course adjacent to it too!)
The other place to be sure to visit is 'Beverley Beck'; this is a waterway to stretches from the centre of town (south-east of the Minster) right out into the countryside. It's a favourite place for local anglers, as well as being a beautiful place to observe the wildlife and also to watch the traditional canal boats on their way to and from the lock gates at the river Hull.

Again, thank you for your posts. I really enjoyed reading them. Of course google translate helped me, as I hope it will help you if you visit my blog (if you need it, though I'm sure your command of English is far better than my knowledge of Spanish.) If you do visit my blog be sure to leave a comment to let me know you've been there.

Cheers.

Dave Bartlett

P.S. I have another two blogs that might interest you:
http://over-thebar.blogspot.co.uk/ where I review British beers and http://constructivepessimism.blogspot.co.uk/ where I post
any of the stories I've written.