domingo, 15 de julio de 2012

Bienvenidos al Parnaso

La librería ambulante
Título original: Parnassus on wheels
Christopher Morley (1917)
Editorial Periférica

Me encanta descubrir nuevos libros. Obras desconocidas para mi que un buen día, por causalidad, deben ser descubiertos y disfrutados. Me ocurre a menudo y es algo de agradecer.

Hoy quiero dedicar este breve artículo a uno de esos libros. De La librería ambulante, además del título, lo primero que me llamó la atención fue la foto de portada. No conocía a su autor ni la sinopsis de la obra, pero estaba seguro de que me iba a gustar. La encontré en la biblioteca y no dudé en traérmela a casa y leerla en un par de días. He de decir que ha superado con creces mis expectativas.

Es importante tener en cuenta que estamos hablando de un libro escrito hace casi un siglo, en 1917. Fue la primera novela de su autor, el estadounidense Christopher Morley (1890-1957) y el mejor resumen que se puede hacer de ella es que se trata de una novela sencilla y bien escrita. Narra la historia de Helen McGill, una cuarentona soltera que decide romper con su anodina vida en la granja que comparte con su hermano para vivir aventuras a bordo del Parnaso, una librería ambulante propiedad hasta entonces del señor Roger Mifflin. La señorita McGill, junto a Mifflin, el perro Bock y la yegua Peg o Pegaso, recorre la América rural llevando la lectura a lugares donde la literatura es un bien escaso.

La sinopsis del libro, como no podía ser de otra forma, invita a profundizar en él:

Prepárese para entrar en un mundo único y lleno de encanto, donde el tiempo se ha detenido: estamos en la segunda década del siglo XX, en unos Estados Unidos todavía rurales y de paisajes idílicos, donde conviven los viejos carromatos y los novísimos automóviles; Roger Mifflin, un librero ambulante que desea regresar a Brooklyn para redactar sus memorias, vende su singular librería sobre ruedas (junto a su yegua y su perro) a la ya madura señorita Helen McGill, quien decide, harta de la monotonía de su vida, lanzarse a la aventura y recorrer mundo. A partir de ese momento se sucederán los encuentros y los desencuentros, y las más divertidas peripecias se darán la mano con las grandes enseñanzas que proporcionan libros y librero.

Partiendo de este sencillo argumento, Morley se las ingenia para convertir a la señorita McGill y a Mifflin en unos Don Quijote y Sancho Panza de comienzos del siglo XX. El autor defiende principios como los de la amistad, el afán de superación y el amor por los libros y la lectura, un sistema de valores por desgracia en extinción.

Me gustaría destacar el acierto de Periférica al editar esta obra, incomprensiblemente inédita hasta ahora en nuestro país. Una novela que desprende optimismo y que invita a sonreír, una lectura sencilla y amena que hará pasar un buen rato a quien decida subir al Parnaso ambulante de Mifflin y McGill. Todo un descubrimiento.

No hay comentarios: