sábado, 11 de agosto de 2012

"Paradero desconocido", Kressmann Taylor

"Paradero desconocido"
Título original: "Address unknown"
Kressmann Taylor (1938)
RBA Libros

A veces se cruzan en mi camino libros inesperados. La casualidad -o la causalidad- me ha llevado en esta ocasión hasta el "Paradero desconocido" de Kressmann Taylor, seudónimo de Kathrine Kressmann Taylor.

Destripar su argumento es muy fácil, pero prefiero no hacerlo. Sólo diré que pese a que fue escrito en 1938, el relato está ambientado entre los años 1932 y 1934, coincidiendo con la llegada al poder en Alemania de Adolf Hitler y su nacionalsocialismo.

El diálogo epistolar entre Max Eisenstein y Martin Schulse fue publicado por primera vez en la revista "Story" y obtuvo un éxito inmediato, provocando su edición en formato libro y logrando un número considerable de ventas para la época. Incluido en la lista de libros prohibidos por el nazismo, apenas se reeditó tras la II Guerra Mundial y no fue hasta el año 1995, coincidiendo con el 50 aniversario de la liberación de los campos de concentración, cuando se rescató del olvido siendo traducida a varios idiomas.

Ayer cayó en mis manos vía Kindle y me llevó apenas media hora leerlo. Y he de reconocer que pocas veces tan reducido número de páginas me transmitieron tanto. La autora consigue, en apenas ochenta páginas, reflejar el horror de un nazismo incipiente que empezaba a dar muestras de la barbarie que desembocaría en genocidio y guerra.

Insisto, la gran virtud del relato de Kressmann Taylor es la economía de medios de la que hace gala para transmitir la sinrazón nazi a través de un lenguaje sencillo y cercano, provocando en el lector una reacción inmediata.

Recomiendo la lectura de este pequeño gran libro. Se lee muy rápido y os aseguro que no os dejará indiferentes.

2 comentarios:

Fesaro dijo...

Me gusta, en estos tiempos que corre estas lecturas despiertan consciencias y te da pie a tener un poco más de sentidos en tus argumentos que se escuchan cada coloquio populachil por ahí que vaya tela.

Ismael dijo...

Ya me contarás, es un libro que merece ser recuperado. Yo ni siquiera sabía que existía, y eso me da que pensar. A saber las joyas que nos faltan por descubrir...

Un saludo.