miércoles, 21 de noviembre de 2012

Ruta del misterio por el centro de Sevilla

El sábado por la tarde-noche, mi novia y yo participamos en una ruta muy especial por el centro de Sevilla. Guiados por José Manuel García Bautista, durante dos horas recorrimos algunos de los rincones de la ciudad que poseen historias que no suelen aparecer en los libros de texto y que José conoce de primera mano por haber investigado sobre ellas in situ.

Plaza Virgen de los Reyes, calle Mateos Gago, Mesón del Moro, Colegio San Isidoro, Iglesia de Santa Cruz, calle Fabiola 5 (antigua sede la Fundación Lara), Instituto Británico, parroquia de San José, Plaza del Pan, antiguos almacenes Vilima, Plaza de la Encarnación, Facultad de Bellas Artes, antiguo restaurante Viandas, Teatro Álvarez Quintero, Campana, calle Sierpes, Plaza de San Francisco, capilla de San Onofre... La ruta dio para mucho. José Manuel nos contó no sólo parte de la Historia "oficial" de cada lugar; se centró en las historias de fantasmas -voces, apariciones, psicofonías, estudios realizados...- que jalonan muchos puntos del centro de la ciudad.

El recorrido fue muy ameno e instructivo, el paseo fue muy agradable pese a la aparición de la lluvia -en algunos momentos llovió a cántaros, pero en cierto modo ayudó a aumentar el ambiente fantasmal en el que nos vimos inmersos gracias a lo que contó José. Aprendimos mucho sobre algunos de esos edificios por los que solemos pasar pero de los que a veces tan poco conocemos.

Una ruta más que recomendable para conocer muchas historias de las que no salen en los libros de Historia. Aunque algunas, tal como nos comentó José, incluso aparecen en las Crónicas Históricas de Sevilla...

Para aquellos que estén interesados en estas rutas -hay más de una-, tenéis toda la información en la web de Anima Mundi.

2 comentarios:

Fesaro dijo...

Eso se avisa compadre

Ismael dijo...

Cierto Fer, pero estuvo lloviendo y hasta el último momento no supimos si se iba a hacer la ruta o no.

En cualquier caso, van a seguir haciéndose, la verdad es que merece la pena apuntarse.