jueves, 27 de junio de 2013

D.

Querida Mina:
¿Qué ha ocurrido entre nosotros? ¿Por qué no respondes a mis cartas? Mi alma inmortal necesita de ti. La Eternidad sin tu presencia no tiene sentido. Añoro tu olor, tu tacto, el sabor dulce de tu piel, sentir tus gemidos mientras mis colmillos penetran en tu suave cuello, palidez que desata mis instintos más primarios. Vuelve, amada mía. Arribé a Whitby con un único propósito, probar el manjar que escondes en tus venas. Para ello tendré que desembarazarme de ese pobre mortal, Jonathan, espero que lo entiendas mi amada. Te ofrezco el don más preciado que poseo, el don supremo de la Inmortalidad. Lucy tan sólo fue un pasatiempo, un sacrificio necesario para llegar a ti.
Querida mía, sé que tu existencia experimenta un vacío que sólo yo puedo paliar, entrégate a mi y seremos felices hasta el fin de los tiempos.
Siempre tuyo,
D.
-------------------------------------------
Odiado y patético Conde:
Iros a la mierda, tú y tus colmillos de tienda de veinte duros. Mi cuello ha sido mordido mil veces mejor por muchos hombres y mujeres, no necesito que venga un presunto Príncipe de los Cárpatos, de las Tinieblas o como leches se diga -por cierto, sigo esperando que me envíes esos papeles que según tú legitiman tales títulos- a dárselas de machote conmigo. Puedes meterte tu glamour y tu inmortalidad por donde te quepan. Ni se te ocurra hacerle daño a Jonathan, bastante le hiciste pasar en tu apestoso castillo. Y dile a esas fulanas que tienes por sirvientas que si vuelven a acercarse a mi marido no van a tener campo para correr, el corazón será el último lugar donde les clavaré esas estacas que tanto disgustan a los de tu calaña. ¿Quién te has creído que eres? Con tu capa, tu pelo engominado -a ver si me dices de qué marca es esa gomina que dura siglos- y esa palidez que pide a gritos unos días en la playa, por favor, que da pena verte. 
Que te vayan dando mucho por el ojete, que me da a mi que tú mucho glamour y mucho conquistador pero en realidad lo que a ti te gustan son las estacas de carne.
Ala, agur.
Mina
Ismael

1 comentario:

Argax dijo...

Mujeres al poder.