martes, 25 de junio de 2013

Los acúfenos en "El Vivo"

Para cerrar la trilogía de artículos sobre el libro El Vivo, de Anna Starobinets, no me resisto a reproducir un pasaje del mismo que me ha resultado especialmente curioso.

Quien me conoce, sabe que desde diciembre sufro de acúfenos, es decir, sensaciones auditivas que no corresponden a ningún sonido real exterior. Sonidos que me dificultan el sueño y el descanso. Pues bien, enseguida entenderéis por qué, al llegar a la página 368, no pude evitar esbozar una sonrisa al leer lo siguiente:

¿TE TORTURAN LOS ACÚFENOS? ¿TIENES UNA SENSACIÓN SUBJETIVA DE RUIDO en los oídos en ausencia de estímulos externos? ¿Estás desesperado? ¿El automédico no puede ayudarte y sueñas con la autopausa?
    ¡HAY UNA SOLUCIÓN! ¡Escucha la mejor música en el Socio!
    ¡Nuestra música ensordece los ruidos de cualquier frecuencia!
    ¡Nuestra música vencerá tu inflamación del nervio auditivo!

    13:00
   Al cuerno con los programas de edición de música. ¿Por qué mienten? ¿Por qué mentimos todos? ¿Por qué fingimos que no son más que sonidos acúfenos? "Una sensación subjetiva en ausencia de estímulos externos". Qué mentira tan descarada.
    Claro que hay un estímulo externo.
   Estamos oyendo cómo se muere el Vivo. Sus interminables gritos, sus gemidos, su llanto, sus aullidos... Hace varios años que oímos cómo muere, cómo morimos. Esa maldita música no puede ahogar esos sonidos. Me vuelven loca. No me dejan trabajar...

La idea me parece brillante. ¿Y si los acúfenos no fueran más que sonidos que están ahí pero que no podemos escuchar de forma natural? Leí hace unos años un ensayo sobre las frecuencias que el ser humano no puede percibir, sonidos que existen y que nos llegan pero que no podemos oír de forma consciente. ¿Y si una lesión del nervio auditivo permitiera captar dichos sonidos? ¿Tendrían sentido? No me digáis que una idea así no da para un buen relato...

2 comentarios:

Argax dijo...

Desde luego, aparte de que de para un relato, la idea de que los acúfenos son sonidos que el ser humano medio no está preparado para escuchar es mucho más atractiva que el simple, Qué te pasa? Tengo acúfenos, Acuqué? Acúfenos? Y eso qué es? Sonidos sin un estímulo externo que puedo oír. Vamos que estás enfermo.

Mucho mejor, donde va a parar!

Te mandé una propuesta por privado en el FB dime que te parece.

Ismael dijo...

Mucho me temo que los zumbidos y pitidos que tenemos que soportar 24 horas al día no son más que lo que dicen que son, pero como idea me parece genial.

Te he contestado por whatsapp a lo del FB.