miércoles, 3 de julio de 2013

35 años, Cala espera

Este fin de semana es mi cumpleaños. El sábado, 6 de julio, me caerán 35 castañas. Cómo pasa el tiempo. Dice una canción de Bunbury "porque de todo comienza a hacer ya mucho tiempo". No puedo estar más de acuerdo. Algún día escribiré sobre una opinión más extensa al respecto, pero no va a ser ahora.

Para celebrar mi cumpleaños, el viernes me iré con mi novia y unos amigos a Cala, un pequeño pueblo de Huelva cercano a Extremadura, donde los padres de una amiga tienen una casa. Creo que nos vamos a quitar de en medio en el mejor momento, ya que se prevén temperaturas altísimas para el fin de semana. En Cala es menos caluroso que Sevilla y además la casa tiene piscina, una maravilla.

Ya hace tiempo que no nos vamos juntos unos días. De hecho, creo que la última vez que hicimos algo así fue el año pasado precisamente por estas fechas. Cada vez es más difícil que coincidamos todos; ya sea por trabajo u otros quehaceres, es complicado. De eso tienen culpa, sin duda, los 35 años. Antes todo parecía más fácil, pero cuando uno se mete en la vorágine adulta y se da cuenta de lo mal montado que está todo, es cuando comienzan los problemas para quedar con los amigos, entre muchos otros.

No obstante, cualquier excusa es buena para juntarnos y pasar unos días fuera, ajenos a todo, echando unas risas, comiendo, bebiendo, dándonos un chapuzón en la piscina y disfrutando de una buena compañía. Hoy en día es más necesario que nunca tener estos desahogos, esa vía de escape que nos permite olvidarnos del resto del mundo.

Qué ganas tengo de que llegue el viernes...

2 comentarios:

Fesaro dijo...

Felicidades compañero y que disfrutes

Ismael dijo...

Gracias Fer, disfrutaré seguro. Que pases tú también un buen fin de semana. ¡Un abrazo!