viernes, 19 de julio de 2013

Defendiendo lo indefendible

Tras la resolución judicial que daba la razón a los trabajadores y sobre la que escribí hace unos días -aquí-, la empresa nos ha notificado hoy que va a interponer recurso.

La sentencia dictada por el juzgado de lo social nº7 de Sevilla no puede ser más clara. Transcribo algunos de los puntos fuertes de la misma:

1. La empresa "se subrogó en todos los derechos y obligaciones de los trabajadores empleados en el servicio y, entre ellas, en su jornada laboral y en la percepción de los pluses mínimos".

2. “La pretendida modificación sustancial de condiciones de trabajo decidida por la empresa, no esconde mas que el incumplimiento de su obligación de subrogar a los trabajadores en la misma jornada y retribución”.

3. Esto es un “requisito ineludible para la adjudicación del servicio frente al que NO cabe la aplicación la aplicación del art. 41 del ET”.

4. “La empresa no tiene empacho en alegar que como a raíz de la subrogación el servicio resulta más oneroso económicamente que antes, para no reducir su beneficio económico, debe reducir el de los trabajadores, reduciendo su jornada y su salario”.

5. “Lo cierto es que la empresa, al solicitar la adjudicación y aceptar la misma, estaba aceptando sus condiciones contractuales, es decir, tanto jornada como retribución”.

6. “Si la empresa quiere mejorar las condiciones con las que concurre a la licitación del servicio frente a sus competidores, ello deberá ser asumiendo los costes que ello implique, pero no podrá trasladar dichos costes a los trabajadores, porque precisamente ha ganado dicha licitación, entre otras consideraciones, porque se ha comprometido a no empeorar las condiciones de sus trabajadores, trasladando a éstos los mayores costes asumidos con la nueva adjudicación del servicio. No fue ésto lo pactado por la empresa, sino incluso lo ofrecido por la misma para obtener el servicio adjudicado”.

7. “Mientras no concurran nuevas circunstancias, posteriores a la adjudicación del servicio, y que no sean causa directa de éste, la empresa no podrá modificar la jornada y retribución de los trabajadores al amparo del art. 41 (…) Lo contrario entrañaría un evidente fraude de ley pues amparándose en el art. 41 ET se obtendría el incumplimiento del contrato suscrito con la Administración en perjuicio de la misma, y en consecuencia del interés colectivo".

FALLO
Por todo lo anterior el juez del juzgado de lo social nº 7 “declara injustificada la modificación sustancial de condiciones de trabajo, de carácter colectivo del personal (...) decidida por la empresa demandada el 4 de diciembre, con efectos del 17 de diciembre de 2012, condenando a ésta a reponer a dichos trabajadores en sus anteriores condiciones de trabajo”.

Ha quedado claro, ¿verdad? Pues a pesar del bofetón sin manos que le ha dado la justicia, porque al fin y al cabo de eso se trata, la empresa parece que va a recurrir. Es inexplicable a tenor de lo expresado por la sentencia del juzgado, pero así es. Está claro qué ocurre y cuál es el objetivo de la empresa, enrocada en una postura tan triste como falta de humanidad.

En fin, hoy cojo vacaciones y pienso desconectar por completo del trabajo. Espero que cuando vuelva se haya aclarado el tema o, al menos, la justicia siga poniendo a cada uno en su sitio.

2 comentarios:

Fesaro dijo...

Aquí pega esa frase que me ha encantado siempre, se puede decir más fuerte pero no más claro. Que disfrutes compañero

Ismael dijo...

Eso estoy haciendo, disfrutar todo lo posible y desconectar de aquello que tenemos que soportar el resto del año.
Disfruta tú también de tus vacaciones, un abrazo.