jueves, 25 de julio de 2013

Qué injusto...

Anoche tenía pensado escribir un rato antes de irme a dormir, pero se me quitaron las ganas al enterarme de lo ocurrido en el tren de Santiago de Compostela. Y eso que, hasta ese momento, había pasado un día estupendo...
Por la mañana, llevé a dos de mis sobrinos a la biblioteca. Nunca habían estado allí y les encantó. Descubrieron un lugar, en sus palabras, enorme, con muchos libros... y hasta con jardín. Estoy seguro de que, a partir de ahora, volverán allí a menudo. Se sacaron el carnet y se llevaron a préstamo dos o tres libros y cómics. Me gustó mucho su expresión al recorrer los anaqueles, descubrir uno tras otro libros que llamaron su atención y comprobar cómo se empapaban de ese ambiente tranquilo y lleno de posibilidades.

Por el camino, cerca de la biblioteca, encontramos un gatito, muy pequeño, con una astilla enorme clavada en una de sus patas traseras. Estuvimos con él un buen rato, estaba muy delgado y no paraba de lamerse la herida, apenas podía andar. Llamé a una amiga que me consiguió el teléfono de una chica que lleva una asociación protectora de felinos. Hablé con ella y una compañera suya se desplazó hasta el lugar y recogió al gato. Mis sobrinos, que estaban muy preocupados por el gato, al fin se quedaron tranquilos.

Por la tarde, más niños. Mi novia y yo fuimos a visitar a unos amigos. Tienen una hija de ocho meses y nos hartamos de jugar con ella. No me canso de niños, son mucho más divertidos que los adultos y no hay atisbo de maldad en su comportamiento...

Por la noche, ya en casa, en un segundo, todo lo disfrutado durante el día se desvaneció. Sólo tuve que abrir Twitter para descubrir que algo había pasado. Santiago de Compostela, tren, descarrilamiento, muertos, heridos... y mucha confusión. Aún no sé qué pudo pasar, el caso es que hay muchas víctimas y yo, que llegué a casa tan contento después de un día estupendo, me acosté derrotado, triste, sin ganas de nada, pensando en lo ocurrido, en los fallecidos y sus familias.

Sé que ha sido un accidente, pero es tan injusto que pasen estas cosas...

No hay comentarios: