miércoles, 10 de julio de 2013

¡Quiero que llegue noviembre!

Cada día llevo peor el calor. Nunca me ha gustado el verano; desde que era pequeño me han molestado las altas temperaturas, pero con los años esta sensación se ha acentuado. Por eso, el calor que está haciendo estos días me mata. 24 horas con el aire acondicionado puesto y sin salir a la calle salvo cuando no tengo más remedio es insoportable.

Tal vez, podría llegar a soportarlo unos días con una piscina a mano, como el pasado fin de semana. Pero pasarlo en Sevilla y trabajando es un suplicio. Si me dieran a elegir, mi año empezaría el 1 de noviembre y terminaría el 28 de febrero.

Qué ganas tengo de que llegue noviembre...

No hay comentarios: