lunes, 7 de octubre de 2013

Adiós, liga de mierda

Estoy en huelga indefinida de liga española. Para alguien a quien le gusta tanto el fútbol como a mi, esta situación es novedosa, pero la verdad es que no me arrepiento en absoluto de la decisión adoptada.

Soy bético, veo los partidos del Betis porque es mi equipo, me gusta seguirlo y lo seguiré haciendo (por cierto, ayer palmamos en Getafe), pero del resto no sé los resultados, no veo los resúmenes de los partidos e incluso no tengo ni idea de cómo está la clasificación.

Imagino que Barça y Real Madrid estarán arriba, aunque me han dicho que el Atlético de Madrid está fuerte este año; no sé qué equipos ocupan las plazas de Champions League o de Europa League y menos aún los que están en descenso. Ni lo sé, ni me importa. La liga española es una mierda. Basura vendida al mejor postor, en la que el deporte es lo de menos. Sé que no es algo nuevo, pero la situación ha llegado a un punto en el que he decidido decir basta. Seguiré viendo los partidos del Betis pero por lo que a mi respecta el resto de la liga no me interesa absolutamente nada.

A los que les guste el fútbol y, como yo, estén hasta las narices de la liga de mierda que tenemos en este país, les recomiendo seguir la Premier League. El campeonato inglés ha crecido mucho en los últimos años y hoy en día es una competición infinitamente más atractiva que la española. El dinero de las televisiones se reparte de una forma mucho más equitativa, lo que permite que hasta los equipos recién ascendidos dispongan de recursos económicos suficientes como para costearse algunos fichajes interesantes y conformar plantillas competitivas.

Los partidos de la Premier son más igualados, hay más opciones para las sorpresas a diferencia de la liga española, donde año tras año Real Madrid y F.C. Barcelona son los amos y señores del cortijo, gracias a los favoritismos económicos de los que se benefician, sin opción alguna para el resto. En la Premier League hay un buen ramillete de equipos que luchan por todo: Manchester United, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Tottenham Hotspur, Chelsea... 

En nuestro país, las opciones de sorprender a Barça y Madrid son escasas y los partidos son infumables. En la Premier hay partidos mejores y peores, pero la igualdad es mucho mayor y la competición está mucho mejor organizada. Desde el primer día se conocen los horarios de todas las jornadas de liga (creo que también los de Copa), lo que posibilita que se llenen los estadios y que los aficionados puedan planear algún viaje durante la temporada para acompañar a su equipo.

Mejor reparto del dinero de las televisiones y horarios planificados con antelación y, sobre todo, con sentido común. Una competición orientada para favorecer al espectador y al espectáculo, son algunos de los motivos por los que la Premier League está, a día de hoy, a años luz de la hasta hace poco (no creo que haya nadie que siga defendiendo semejante sandez) mal llamada mejor liga del mundo, una competición que ha dejado de ser deporte para convertirse en un simple mercadillo en el que dos se reparten el pastel y al resto sólo le quedan las migajas.

Una liga predecible y aburrida. Y mientras siga siendo así, que no cuenten conmigo. Adiós, liga de mierda. 

No hay comentarios: