miércoles, 6 de noviembre de 2013

CdS: Faltan 7 días

Dentro de una semana, a estas horas, estaré paseando por la ciudad de León. Una de mis ciudades favoritas, todo hay que decirlo. Estaré recorriendo sus calles tranquilo y muy contentó porque al día siguiente, bien temprano, empezaré a andar con destino a Santiago de Compostela.

Mi novia y yo estamos deseando hacer el petate y perdernos. Siempre es agradable despejarse y desconectar de todo, pero en esta ocasión es además una necesidad vital. Los últimos acontecimientos que se están sucediendo en nuestro entorno, en especial en el aspecto laboral, están convirtiendo el momento en el idóneo para mandar a más de uno a tomar por culo, huir de aquí y no dedicar ni un segundo de nuestro pensamiento a algunos que no merecen ni el aire que respiran.

Nunca entenderé por qué el ser humano es así. Es una batalla perdida, lo sé, así que me limito a buscar la mejor forma de vivir la vida y por qué no, de buscar las cosquillas a quienes se lo merecen.

Todo esto quedará aparcado a partir del martes a las tres de la tarde. En ese preciso instante, resucitaré de entre los muertos y me dispondré a disfrutar del Camino de Santiago, más de 13 años después.

Aún tenemos cosas que comprar para la Ruta. Sabemos qué necesitamos y cuál es nuestro objetivo principal: llevar el menor peso posible. Bajo esa premisa, el resto no dependerá tanto de nosotros. Hará frío, puede que viento, tal vez nos llueva o por qué no, nos caiga algo de nieve. Sean cuales sean las condiciones, llegaremos y disfrutaremos de una experiencia inolvidable.

En próximos artículos compartiré la hoja de ruta, que tal vez cumplamoso tal vez no. Tenemos planificadas más o menos las etapas pero tal vez sufran alguna modificación en función de nuestro estado físico, de las condiciones climatológicas o de otros factores. Tal vez, por qué no, descubramos algún lugar inesperado en el que nos apetezca parar. Cierta improvisación siempre es aconsejable...

No hay comentarios: