miércoles, 27 de noviembre de 2013

"Librerías", libreros, libros...

Ayer acudí, tal como había anunciado en un artículo anterior, a la presentación de Librerías, ensayo de Jorge Carrión que se proclamó finalista del Premio Anagrama de Ensayo 2013.

Antes del evento, me di una vuelta por la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, y aunque parezca mentira no compré ni un solo libro. Después de un buen café en La Mercería mi amigo Víctor, mi novia y yo nos dirigimos a la librería Birlibirloque.

La presentación me pareció de lo más interesante. Las protagonistas del evento fueron, como no podía ser de otra forma, las librerías, aunque en el coloquio se colaron otros temas interesantes como el papel de las editoriales, el precio de los libros, tanto en papel como en formato digital, la figura del librero...

Carrión expuso cómo se le ocurrió escribir el libro. Tenía en su casa una caja con tarjetas, puntos de lectura, sobres y fotos de las librerías que había recorrido en los últimos 15 años. Desplegó el contenido de dicha caja sobre una mesa, sobre un sofá en el suelo y observando dicho mosaico, ese mapa fragmentado, surgió la idea de escribir Librerías.

Me gustaron mucho algunas de las ideas que se trataron durante la charla. La figura del librero, ese gran conversador que destaca por su modestia pese a la enorme labor que llevan a cabo; el concepto de librería como lugar de desconexión ante el estrés que nos rodea; la búsqueda por Google, donde de un punto de origen en raras ocasiones se llega al objetivo de nuestra búsqueda, ya que surgen infinidad de vericuetos que nos llevan de una información a otra. Esto, aplicado a la búsqueda de información sobre libros, amplía el campo de información y nos permite descubrir cosas que no esperábamos encontrar...
También se habló de otros libros sobre librerías, en especial del que tanto para Carrión como para mi es tal vez el mejor libro escrito sobre el tema, un libro del que publiqué una reseña en 2012 y que no es demasiado conocido pero es absolutamente recomendable: 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, el maravilloso diálogo epistolar entre la autora y Frank Doel, librero del establecimiento londinense, ya desaparecido, Marks & Co.
Tras la charla, tuve la oportunidad de hablar unos minutos con Jorge Carrión. Me firmó su libro y hablamos sobre el libro de Hanff. Me comentó que Roberto Bolaño, en Entre paréntesis, dedicó unas líneas a este libro. He buscado el texto y lo transcribiré en un próximo artículo, pues creo que merece la pena.

Una tarde muy interesante la de ayer y dos recomendaciones de lectura para aquellos a quienes les gustan las librerías: 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, y Librerías, de Jorge Carrión.

2 comentarios:

Argax dijo...

Pues sí. Se plantearon ideas interesantes y veo que tomaste buena nota para seguir en esa búsqueda de "google" continua que tanto te gusta.

Yo de tu búsqueda saco también muchas cosas perico, me voy a ver lo que dijo Bolaño.

Ismael dijo...

Internet tiene sus riesgos, hay que filtrar y contrastar bien la información porque hay mucha basura, pero bien utilizada es una herramienta excelente y permite descubrir cosas que de otra forma sería difícil saber que existen...