jueves, 26 de diciembre de 2013

Noche de cine: "El escritor" y "El examen"

Anoche me acosté tarde. Eso no es una novedad, a menudo me quedo hasta las tantas leyendo o trasteando por internet, y me voy a la cama cuando estoy tan cansado que ni los acúfenos pueden evitar que me duerma.

Ayer, no obstante, me acosté tarde porque me quedé viendo dos películas seguidas. Eso sí que es una novedad en mi caso, ya que no soy muy cinéfilo. Y la verdad es que las dos películas, muy diferentes la una de la otra, me gustaron bastante.

La primera de ellas, El escritor (The ghost writer, 2010), de Roman Polanski, basada en el libro The ghost, de Robert Harris. Espléndidos papeles de Pierce Brosnan y de Ewan McGregor como ex Primer Ministro Británico y el escritor fantasma (el negro de toda la vida) que acepta el encargo de escribir la biografía del primero, sin saber en qué oscuro mundo se estaba metiendo.

La historia es intensa y muchos han hallado similitudes con el papel que el ex Primer Ministro Británico Tony Blair asumió durante su mandato y las decisiones que tomó sobre temas como la guerra de Irak, la guerra con el terrorismo o las relaciones entre el Reino Unido y los Estados Unidos.
Me gustó mucho el enfoque de la historia y cómo en todo momento tenemos la sensación de estar siendo testigos de una trama que es posible que contiene mucha menos ficción de la que algunos pueden pensar. Del mismo modo, el papel de McGregor como escritor en la sombra del ex Primer Ministro y va descubriendo una trama oculta en el escrito, me pareció más que acertada.

No soy de leer biografías de famosos ni libros escritos por personajes que nada tienen que ver con el mundo de la literatura, a los que parece que de unos años a esta parte les ha dado por escribir, publicar y desgraciadamente, vender mucho, algo que no entiendo pero que sí creo que es reflejo de la sociedad actual. No obstante, en alguna ocasión he abierto alguno de esos libros, por curiosidad, y tras leer unas líneas resulta evidente si el texto ha sido redactado por el personaje en cuestión o si ha hecho uso de un profesional para la redacción.
La segunda película que vi anoche es una rareza: El examen (Exam, 2009), dirigida por Stuart Hazeldine. Una de esas películas, yo las llamo tipo Cube, cuyo argumento es tan simple como original: un grupo de ocho candidatos se presenta a la última prueba para conseguir un puesto de trabajo. Se encuentran en una sala y el superior, al que llaman el Vigilante, les informa de que en cada mesa tienen un papel en el que aparece escrita la palabra Candidato, seguida de la numeración que corresponde a cada uno de ellos, del 1 al 8. Se trata de un examen de 80 minutos de duración, hay una respuesta para una sola pregunta y les pone tres condiciones para no ser descalificados: no estropear el papel, no abandonar la sala y no dirigirse al vigilante de seguridad ni al superior, del que se cree que puede estar vigilando a los candidatos a través de una pequeña cámara situada en una esquina de la sala. El superior abandona la sala, dando comienzo al examen. Sin embargo, la hoja está completamente en blanco.

Había oído hablar de esta película y la verdad es que me gustó. No voy a destriparos qué ocurre en la sala durante esos 80 minutos, pero podéis imaginar que la tensión va in crescendo con el paso del tiempo. Es una película que recomiendo a aquellos que disfruten con argumentos originales, sin efectos especiales pero que provoca que nos preguntemos: ¿hasta dónde llegaríamos cada uno de nosotros en una situación así?

Tengo sueño, tengo mucho sueño, pero ojalá que siempre sea por estos motivos. Ahora, a leer.

2 comentarios:

Marisa G. dijo...

La primera me gustó mucho y en cuanto a la segunda, no sabría decirte si la he visto pero creo que me animaré con ella si no lo he hecho. Saludos,

Ismael dijo...

"Exam" es una de esas películas que se desarrolla por completo en el mismo escenario, en este caso la sala del examen, donde lo más interesante es la evolución de cada personaje y los diálogos.
Una pregunta, una repuesta pero ¿cuál es la pregunta y cuál la respuesta?
Una película original y, en mi opinión, interesante.