martes, 4 de febrero de 2014

Wilt sigue haciendo de las suyas

Hospital Quirón Sagrado Corazón, Sevilla.
Día 4. 15:04 horas.

Wilt sigue haciendo de las suyas. Me encanta el humor que desprende Sharpe en cada línea. El humor facilón de la superficie encierra una crítica profunda a la sociedad en general y a la británica en particular. Las escenas con la muñeca hinchable son sencillamente antológicas. No me extraña que desde su publicación en 1976, esta novela fuera atacada sin piedad por parte de la puritana sociedad británica, ya que Sharpe la ridiculiza con su humor genial no sólo en este libro, sino en toda su obra.

En cuanto termine su lectura, escribiré la reseña correspondiente. Por lo demás, sin novedad, así que continuaré con Tom Sharpe y su Wilt. Si después me apetece escribir algo más, aquí estaré.

No hay comentarios: