miércoles, 19 de marzo de 2014

Llega la primavera...

Así, sí
Esta semana tengo un poco abandonado el blog. La visita de mi hermano y un par de factores más han hecho que no pueda dedicarle el tiempo que acostumbro. En cualquier caso, sigo por aquí.

Al contrario que a la inmensa mayoría de la gente, a mí la llegada del mal llamado buen tiempo me pone de mala leche. Me encanta el invierno, el frío, no soporto el calor. Cuando para todos llega el buen tiempo, llega lo peor para mí.

A veces pienso que he tenido mala suerte al nacer aquí. Ya no sólo porque me hubiera gustado nacer en un país civilizado (los hay mucho peores, lo sé), sino porque vivir con ocho meses de calor al año no me gusta nada.

Vaya por delante que mi concepto de calor es como el concepto de frío para los demás, es decir, subjetivo y exagerado. Yo tengo calor a partir de 15 grados y no tengo frío a cero grados, mientras que otros tienen frío cuando hace 10 grados y les parece buena temperatura los 20 o veintipicos que hace en estos momentos. Cuestión de gustos.

Al vivir en Sevilla, conociendo su clima, mi año empezaría el 1 de noviembre y terminaría el 28 de febrero. Así pues, ya estamos fuera de mi año ideal, qué le vamos a hacer.

En cualquier caso, ahora mismo me da igual el frío o el calor que haga. Tengo cosas más importantes en las que pensar y en ello estoy. De momento, esta semana quiero terminar de leer un par de libros que tengo entre manos y poco más. Estoy deseando poder hacer otras cosas pero tendré que esperar. Si algo estoy cultivando en las últimas semanas es una paciencia casi infinita.

Llega la primavera. Y con ella, la semana santa, la feria... Y dicen que también el buen tiempo. Yo no quiero ninguna de las tres cosas, pero que viva Sevilla, arsa y olé. En fin, feliz primavera a todos.

No hay comentarios: