viernes, 25 de abril de 2014

"Una biblioteca de verano", Mary Ann Clark Bremer

Una biblioteca de verano
Mary Ann Clark Bremer (1928-1996)

Editorial Periférica (2012)
Corre el año 1946. La guerra ha terminado y la joven norteamericana narradora de esta novela ha perdido en ella a sus padres. También, de muerte natural, ha perdido a su tío Marcel, un extraordinario personaje que la educó en el amor a los libros.

En el pequeño pueblo francés donde pasó los veranos de su infancia, la protagonista deberá ocuparse de poner en marcha una nueva biblioteca tras salir del hospital, ya que las tropas alemanas han destruido la anterior. Tendrá así oportunidad de pensar en el valor de la lectura y en la compañía que le han proporcionado los libros en los peores momentos, e incluso a la hora de tomar una u otra decisión… Sus recomendaciones a los vecinos del pueblo la harán formar parte fundamental de esa comunidad. Entretanto, el esplendor del verano invade la naturaleza de los alrededores y el jardín de la vieja casona que ha heredado de su tío.

Los escritores Marcel Proust, Daniel Defoe, Paul Valéry… y sus obras son tan importantes en esta novela como los personajes de carne y hueso con los que se relaciona cada día la joven protagonista, muchos de ellos convocados bajo la sombra protectora del tío Marcel.

Pero no es ésta sólo una estampa más o menos evocadora y llena de encanto de una época y de unos autores atemporales: la verdadera vida se cuela en cada página y asistimos así a una hermosísima y cruda búsqueda de la felicidad, del amor y de, por qué no decirlo, la supervivencia. A una historia en primera persona que es también la historia de una época: de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de Francia al conflictivo nacimiento del estado de Israel.

Hoy traigo a mi blog una lectura breve pero muy intensa. En apenas 88 páginas, Mary Ann Clark Bremer demuestra gran habilidad de síntesis para transmitir las sensaciones de la protagonista durante el verano en el que se hace cargo de una biblioteca muy especial, formada por los libros de su tío Marcel y aquellos que han sobrevivido a la II Guerra Mundial. Desde su posición, intentará contagiar a los habitantes del pueblo su amor por los libros.

Esta obra se encuadra en la línea de libros como 84, Charing Cross Road (Helene Hanff), La librería (Penelope Fitzgerald) o La librería ambulante (Christopher Morley), entre otros. Libros que recomiendo sin dudarlo y tal vez en ese mismo orden. Una biblioteca de verano se lee en un rato y está bien escrito, por lo que lo recomendaría tras los tres anteriores. Libros sobre libros, qué maravilla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay otros dos libros de esta autora sobre libros que me gustaron mucho: El librero de París y la princesa rusa, que leí la semana pasada, y Cuando acabe el invierno. De la misma editorial he leído la segunda parte de La librería ambulante que se llama la librería encantada y los libros son tímidos

Tomas D.

Ismael dijo...

"La librería ambulante" me gustó mucho a mi también. Mi novia me regaló por mi cumpleaños la segunda parte, "La librería encantada", pero aún no la he leído.

Los otros libros los conozco pero están en mi cada vez más extensa lista de libros pendientes...

Gracias por tu comentario, Tomás, un saludo.