martes, 22 de julio de 2014

"Las alas de las hormigas", Carlos Martín

Las alas de las hormigas
Carlos Martín (2013)
ExLibric (2014)
Esta es una historia basada en hechos reales: Hace algunos años, mi vida era muy distinta a la de ahora. Aunque siempre he sido consciente, o precisamente por eso, de que casi todo lo que nos llega a través de políticos y medios de comunicación es mentira, llegó el día en que comencé a informarme a fondo de cómo funcionan las cosas. Mi salud, que siempre había sido buena, empezó a resentirse.

Acúfenos, síncopes, parestesias, cefaleas... Confluyeron varias circunstancias en mi vida que aumentaron mis niveles de estrés y ansiedad más de lo deseable. Hoy sigo arrastrando todo aquello, pero estoy recuperando el equilibrio emocional que nunca debí perder.

El truco para soportar la realidad que nos rodea, hoy lo sé, está en informarse sin dejar que lo que se descubra, por muy terrible que sea, afecte a nuestra salud. Un consejo para lograrlo: hay que reírse de todo y de todos. Es necesario ser conscientes de las cosas que pasan, ser sensibles ante el sufrimiento humano, pero no podemos permitir que la información nos destruya.

A mediados de junio, la editorial ExLibric sorteó un ejemplar de Las alas de las hormigas. Tuve la suerte de que me tocara y a los pocos días me llegó el libro a casa. Después de dar buena cuenta de algunas lecturas pendientes, el pasado fin de semana leí el ensayo de Carlos Martín.

Las alas de las hormigas es un libro necesario. Gran parte de la información que el autor comparte en él era conocida por mí ya que, como indiqué antes, desde hace algunos años atravieso mi propio proceso de concienciación. En cualquier caso, la labor de síntesis llevada a cabo por el autor es muy acertada, los contenidos que pone a disposición del lector interesantes y estoy seguro de que ayudará a abrir los ojos a quienes se acerquen a su obra.

El miedo es un arma poderosa que han utilizado a lo largo de la Historia dirigentes políticos, religiosos y financieros para atenazar a la población. La inconciencia debe dar paso a la conciencia y para lograrlo, Martín aporta datos que es posible que muchos no conozcan. Aunque el autor se cuida de calificar de presunciones algunas de las informaciones que refleja en el libro, creo que no anda nada desencaminado en muchas de sus afirmaciones.
Pero vayamos por partes. El prólogo del libro, firmado por el propio Carlos Martín, me parece todo un acierto. He escrito este libro para vencer, subyugar, conquistar, dominar, ganar, someter, derrocar, reducir, aniquilar, aplastar y derrotar al miedo, afirma el autor.

El miedo. Siempre me ha resultado muy curiosa, por no decir terrible, la capacidad del ser humano de auto-anularse. Cuando algo no encaja con aquello que nos han inculcado a través de la manipulada educación que sufrimos, nuestro cerebro hace saltar las alarmas y tiende a rechazar cualquier afirmación que ponga en peligro el statu quo impuesto. Estamos programados para ello.

Institucionalización, moldeadores, camino de baldosas amarillas... son términos que suelo utilizar a la hora de describir la realidad impuesta. Y es que por desgracia Goebbels tenía razón con aquello de que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad.

El 11-S, las teorías de Noam Chomsky, el poder de los bancos, el Nuevo Orden Mundial, el lobby farmacéutico, la eugenesia, el control de los alimentos, las bombas genéticas, los chemtrails, el calentamiento global... Son muchos los temas que aborda Carlos Martín en su libro, para dedicar la última parte a su idea de concienciación, a cómo una sociedad temerosa y adormilada puede (y debe) evolucionar hacia el despertar.

Solo el que sabe es libre y más libre el que más sabe. No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas. Esta célebre frase de Miguel de Unamuno es utilizada por el autor como proclama para transmitir al lector la importancia del despertar. En contra de lo que pueda parecer por los temas espinosos que aborda, el libro deja como regusto un poso de esperanza. Las hormigas aladas no son una opción y la cuestión no es si será una realidad o no, sino cuándo daremos el paso.

Las alas de las hormigas es un buen ejemplo de que la información puede ser utilizada de forma constructiva, muy al contrario de lo que nos ofrecen a diario los medios de comunicación. Carlos Martín ha condensado en las 354 páginas de su ensayo una valiosa información, a través de una escritura sin artificios y muy fluida. Ofrece algunas respuestas y provoca muchas preguntas, persiguiendo que el lector continúe la búsqueda tras la lectura.

Toca abrir los ojos y dotar de alas a las hormigas. Ese es el empeño de Carlos Martín y ese debe ser nuestro objetivo.

8 comentarios:

Carlos Martín dijo...

Muchas gracias por tu crítica Ismael. Me ha gustado mucho, es muy personal. Un abrazo.

Carlos Martín.

Ismael dijo...

Gracias Carlos, me alegra que te haya gustado.

Tu libro es muy interesante y se presta a buenos debates y a seguir profundizando en temas que, por desgracia, son tan incómodos que la inmensa mayoría de la gente suele evitar y rechazar.

Estamos en contacto, un saludo.

noemi dijo...

Hola, interesante crítica, el miedo también ha convivido conmigo años y aún hoy sigo con algunas epocas de ansiedad...pero casi lo he superado...en su mayor parte...

Saludos

Ismael dijo...

Hola Noemí. Creo que a todos, tarde o temprano, nos llega el momento en el que empezamos a hacernos preguntas. Lo que descubrimos no es agradable porque la realidad es como es; atravesamos un periodo de crisis (entendiéndolo como un periodo de cambio) que, una vez superado, hace que veamos las cosas de una forma muy distinta.

Me alegro de que hayas superado el miedo en buena medida. Hay un dejarlo atrás y en esas estamos ;)

Gracias por tu comentario, un saludo.

Gabriel Incertis dijo...

¿Chemtrails?, ¿en serio?

Ismael dijo...

Es uno de los muchos temas que Martín aborda en su libro, sí. Personalmente no creo que estemos siendo fumigados. Es más, ¿para qué rociarnos con a saber qué desde el cielo, si ya desde el suelo nos joden la vida de mil formas distintas? ;)
Un saludo, Gabriel.

Mª Carmen Moreno Soriano dijo...

Hola Carlos, me gusto tu libro que me dejo tu madre en el hospital, ahora estoy intentando localizarlo por Internet, ya que como aún seguimos en el hospital me falta tiempo.
Un abrazo para ti y tu familia.

Ismael dijo...

Hola, Mª Carmen. El libro fue publicado por ExLibric (http://www.exlibric.com/libros/las-alas-de-las-hormigas); si escribes a la editorial (exlibric@exlibric.com) tal vez te puedan decir cómo contactar directamente con Carlos Martín.
En cualquier caso, puedes comprar el libro (en papel o en formato digital) en http://www.exlibric.com/libros/las-alas-de-las-hormigas
¡Un saludo!