miércoles, 15 de octubre de 2014

Un reencuentro inesperado

Desde hace años apunto en una lista los libros que me gustaría leer. Muchos son difíciles de encontrar, bien porque están descatalogados o bien porque en su día tuvieron una tirada corta, por lo que hacerse con un ejemplar es tarea casi imposible (y casi siempre, muy cara). Con el paso de los años la lista ha ido creciendo. A día de hoy no puedo precisar cuántos títulos contiene, pero de lo que sí estoy seguro es de que sobrepasa los mil libros.
La proliferación de pequeñas editoriales independientes, no obstante, está haciendo que algunos libros que daba por perdidos estén siendo reeditados y en formatos muy bien cuidados. Ese es el caso que hoy me ocupa.

Hace algunas semanas, en una de mis habituales visitas a la librería Birlibirloque, me llevé una grata sorpresa: en uno de sus anaqueles, bien expuesto, se encontraba un libro que llevaba mucho tiempo en mi lista: La vida es un balón redondo, de Vladimir Dimitrijević.

¡Un libro de fútbol! Pues sí. Mis gustos literarios son amplios y entre ellos se encuentra un género no demasiado popular pero que me ha reportado enormes satisfacciones como lector. Con la expresión libros de fútbol no me refiero a biografías absurdas de futbolistas con una vida más absurda aún; tampoco a obras en las que los autores se dedican a recopilar datos y más datos que no aportan nada; ni, por supuesto, me refiero a los libros escritos por periodistas deportivos que no saben hablar y menos aún escribir (salvo honrosas excepciones, por supuesto...).

Para que me atraiga un libro sobre fútbol este debe tener un componente literario, es decir, que bajo mi punto de vista esté bien escrito. Es el caso de La vida es un balon redondo, breviario en el que Dimitrijević no solo escribe sobre fútbol, sino que también hace literatura. No he terminado su lectura, pero me está gustando mucho.
La encargada de resucitar el libro de Dimitrijević ha sido la editorial SextoPiso. Esta reedición vuelve a poner en circulación una obra que posee ese toque literario que ya encontré, por ejemplo, en el fantástico Fiebre en las gradas, de Nick Hornby.

El sector editorial es complejo y tal vez no esté en su mejor momento, pero hoy agradezco a Sexto Piso que haya recuperado este libro, por darme la oportunidad de leer una joya que daba por perdida. Ya está en mi biblioteca y pronto tendrá su correspondiente reseña en el blog.

2 comentarios:

IRP dijo...

Vaya, escribes con tanta pasión que hasta alguien que no soporta el fútbol estaría interesado en leerlo. Cuanto menos curiosidad por saber que tiene tan maravilloso.

Ismael dijo...

El fútbol es tan solo la excusa para escribir sobre cómo el ser humano vadea la tormenta en la que se convierte a veces la vida.

Está muy bien escrito y estoy seguro de que logra que a quien no le guste el fútbol, al menos, vea más allá de veintidós niñatos dando patadas a un balón. Pronto publicaré la reseña en el blog.

Gracias por tu comentario, me alegra que mi artículo te haya provocado esa curiosidad ;)