martes, 26 de enero de 2016

Curso en marcha

Uno de mis objetivos en 2016, tal como indiqué en un artículo anterior, es continuar con mi formación relacionada con el sector editorial. Dicen que el saber no ocupa lugar, pero sí tiempo, así que tengo que hacer encaje de bolillos para compaginar mi empleo remunerado (que no me gusta, pero es el que me da de comer) con mis colaboraciones en varios portales literarios y mis participaciones en un par de programas de radio, además de intentar no dejar abandonado mi blog.

A todo esto se le ha sumado un nuevo reto: superar con éxito un par de cursos que espero que me sirvan para seguir aprendiendo y, ojalá, para abrirme alguna nueva puerta profesional. En este sentido, el pasado día 15 de enero empecé el curso de Corrección profesional de la empresa de servicios editoriales Cálamo&Cran. Este curso tiene una duración de tres meses y es mi intención completarlo con el de Corrección de estilo y, tal vez, con alguno de maquetación.

Creo que limpiar, normalizar y unificar textos es complicado; en este mismo artículo pueden encontrarse un buen número de erratas, estoy seguro, debido a que va a ser publicado tras haber soportado apenas un apresurado repaso. Corregir un texto supone un arduo trabajo que exige paciencia y meticulosidad, entre otras habilidades.

En las primeras unidades del curso ya he podido comprobar lo bien organizado que está. El programa es muy completo y estoy seguro de que voy a aprender mucho; siempre he sido un corrector amateur, uno de esos lectores al que se le van los ojos detrás de cada errata y perfeccionista hasta el hartazgo a la hora de escribir. No obstante, son tantos los detalles a tener en cuenta en una corrección profesional que necesitaba un curso así, donde aprender las pautas a seguir.

La realización de este curso me obligará a organizar muy bien el resto de tareas en las que estoy metido. No obstante, hay cosas que cuestan mucho menos que otras y todo lo que tenga que ver con la literatura me resulta muy llevadero.

4 comentarios:

Marian Ruiz dijo...

¡Enhorabuena por tu blog y tu motivación! Aquí, otra devota de la literatura y la lengua, correctora en formación continua, con varias pelotas en el aire y a punto de estrenarme con Cálamo&Cran, a quienes he tenido el gusto de conocer en Liber 2015. Hay que hacerlo así, como dices, con la convicción de que incluso en medio del desbarajuste, ¡es posible! Saludos.

Ismael dijo...

Así es Marian; bastantes cosas hacemos ya porque no tenemos más remedio que hacerlas. Hay que mantener una parcela intocable en la que desarrollar nuestros verdaderos intereses.
¿Qué curso vas a hacer con Cálamo&Cran? Espero que te vaya muy bien.
Gracias por tu comentario, ¡un saludo!

Marian Ruiz dijo...

Mucho por hacer y por hacer de forma lúcida y consciente, tanto obligaciones como devociones. ¡Ahí es nada!
El breve curso con el que me estreno en C&C es Marketing express, a ver si nos hacemos con algunas herramientas dinamizadoras de proyectos. También tengo un blog y una web, por si quieres "novelear". La una te llevará al otro: www.correcciontextosedicion.com
También te deseo lo mejor. ¡Saludos!

Ismael dijo...

He pasado por tu espacio, muy interesante. Me ha encantado el ejemplo del testamento; qué importante es una buena redacción y qué daño puede hacer (a la vista, para empezar) una mala puntuación.
Suerte con el curso de Marketing express, con los que vengan después y con todo lo que te propongas. ¡Un saludo!