jueves, 3 de marzo de 2016

Ruta por los bares de Salamanca

Salamanca es una ciudad maravillosa. Creo que son cinco o seis veces las que he estado allí y siempre me voy con ganas de volver. Conozco bien sus lugares más turísticos, pero también algunos rincones por los que da gusto pasear y perderse.

En este primer artículo quiero compartir la ruta que hicimos por algunos de los innumerables bares de tapas de la ciudad. En los próximos días llegará el turno de mis queridas librerías salmantinas.

Salamanca es la ciudad con más bares (1360) por habitante (148000) de toda España y si no lo creéis, leed esto. Las dos zonas en las que dividimos nuestra ruta fueron los alrededores de la Plaza Mayor (zona centro) y la calle Van Dyck (zona de estudiantes). Hay que tener en cuenta que nuestra visita fue en lunes y martes; algunos establecimientos cierran uno de esos dos días. El horario de cada uno puede consultarse en internet.

En mi libreta había anotado algunos de los bares que quería visitar. Días antes hice una búsqueda por la red para pulsar la opinión de quienes habían estado allí y apunté sus principales recomendaciones aunque para gustos los colores, como pudimos comprobar después.

Empezando por la zona centro, que comprende la Plaza Mayor y alrededores, estos son los bares que visitamos en esos dos días:
  • Bar Montero. Plaza del Corrillo, 12. Un clásico de la ciudad, fundado en 1890. Llegamos temprano y no había nadie, el lugar estaba algo desangelado. Tomamos un vino y una sopa de cebolla. No nos pusieron tapa con la bebida y no tenían algunas de las que anunciaban en carta. Nos decepcionó un poco, tal vez debido a nuestras expectativas.
  • Casa Paca. Plaza del Peso, 10. Otro clásico del centro de Salamanca (todos están a un paso de la Plaza Mayor). Un establecimiento muy bonito, decorado al estilo clásico y varios expositores en la barra con una gran variedad de tapas. Nuestra elección fue solomillo en salsa y pincho de queso de cabra con membrillo. Había bastante gente, pero logramos hacernos con un hueco en la barra. Nos quedamos con las ganas de pedir más tapas, la mayoría tenían una pinta estupenda, pero queríamos visitar otros bares de la zona.
  • Bar La Viga. Calle del Consuelo, 16. Un bar de los de toda la vida, de los que a mí me gustan. Buenas tapas y buen ambiente. Unas cervezas muy bien acompañadas de tapas variadas: patatas meneás, pincho de tortilla, arroz con chanfaina... Para colmo, mi mujer vio que en una repisa tenían colgada una bufanda del Real Betis Balompié. Nuestra sorpresa fue en aumento cuando comprobamos que, repartidos por todo el establecimiento, había varios objetos con el escudo bético: calendarios, un reloj despertador, un mechero, una taza... No pude evitar preguntar al dueño y me confirmó que él, pese a ser salmantino, era bético. Estuvimos hablando un rato con él y le regalé una pulsera del Betis que llevaba en la mochila. Si llego a saber que iba a encontrar un bar bético en Salamanca le hubiera llevado algo más.
  • Casa Vallejo. Calle San Juan de la Cruz, 3. En nuestra opinión, el mejor bar de la zona centro, al menos de los que visitamos. Por la calidad del vino y de las tapas merece el primer premio. Nada más entrar comprobamos que es un sitio muy popular en Salamanca; había mucha gente, aunque volvimos a tener suerte y nos hicimos con un hueco en una esquina de la barra, donde estuvimos muy a gusto. Pedimos vino de la casa, que resultó ser un Ribera del Duero (Cair cosecha 2013) que nos encantó, acompañado de varias tapas muy bien elaboradas y sabrosas: patata rellena de queso, atún y tomate; pincho de tortilla con bacon; arroz con chanfaina; jeta; alubias; chicha... Estaba todo buenísimo y bien de precio. Sin duda, un sitio al que habrá que volver.
En la calle Van Dyck encontramos un concepto muy distinto al de los bares del centro, pero igualmente válido. Bares más orientados a los estudiantes, con tapas menos elaboradas (con excepciones, como explicaré más adelante) y, por encima de todo, a muy buen precio.
  • Bar Rufo´s. Paseo del Doctor Torres Villarroel, 42 (esquina con calle Van Dyck). Estaba lleno de estudiantes, aunque el local es amplio y hay mucho movimiento de gente entrando y saliendo, por lo que no es complicado encontrar un sitio. Buena cerveza, buenas (y enormes) tapas y muy buen precio. Hamburguesa (se supone que era mini, pero no), cazuelita de pollo Kentucky, pincho Rufo´s con lomo y queso, pincho vegetal (una baguette enorme)... La decoración es moderna y nos llamó la atención la vieira que acompaña al nombre del bar y las múltiples referencias al Camino de Santiago. Un lugar idóneo para pedir un par de cervezas y salir comido de allí.
  • Bar El Minutejo. Calle Van Dyck, 55. Otro típico bar estudiantil. Nada más llegar tienes que coger una hoja y un lápiz y anotar qué vas a pedir. Hay gran variedad de tapas. Tomamos unas cervezas acompañadas de unos montaditos de lomo y queso que más que montaditos eran bocadillos.
  • Don Cochinillo. Calle Van Dyck, 55. Justo al lado del Bar El Minutejo. En nuestra opinión, al menos de los que visitamos, el mejor bar de Van Dyck, con unas tapas más elaboradas que las del resto de bares de la zona y todas riquísimas. Morocha (montadito de cerdo con salsa verde), pincho moruno, champiñón relleno... y la tapa estrella del lugar, sin duda, la que da nombre al establecimiento. Si algún día pasáis por Van Dyck no se os ocurra marcharos de allí sin probar el cochinillo de Don Cochinillo.
Nos quedaron muchos bares por conocer, pero nuestro tiempo era limitado. Ya habíamos estado en Salamanca, pero volvimos a comprobar que hay una gran oferta gastronómica en la ciudad y apta para todos los bolsillos, desde los bares de estudiantes (buenos, bonitos y baratos) hasta establecimientos con tapas más elaboradas y que, en muchos casos, no están nada mal de precio.

Para terminar, quiero recomendar un par de pubs en los que estuvimos y que merecen una visita.
  • Molly Malone Irish Tavern. Calle Doña Gonzala Santana, 7-9 (esquina con calle Varillas). Me encantan los pubs irlandeses, y en Salamanca hay un buen número de ellos. El Molly Malone está situado en una zona muy conocida de bares de Salamanca, junto a la Gran Vía y la calle Varillas. Es un pub irlandés de manual y me sirvieron una de las pintas de Guinness mejor tiradas que he tomado en mucho tiempo. Hay gran variedad de cervezas y es un pub irlandés, por lo que para mí tiene muchos puntos ganados.
  • Las Cavas del Champán. Calle Palominos, 17. Descubrimos este local por casualidad, paseando de camino hacia San Esteban de los Dominicos. Vimos un cartel en el que anunciaban actuación de monologuistas esa misma noche (hay espectáculo de monólogos todos los martes) y es un lugar con muchas posibilidades: cervezas, vinos, copas, pinchos, pizzas y por supuesto (he ahí una de las cosas que le da un toque de originalidad) champán, todo a buen precio. Nosotros fuimos a última hora de la tarde; cuando llegamos estaba bastante animado pero siguió llegando gente hasta que el local se llenó. El monólogo de Ramón Guamá (acompañado de Álvaro Seko y Enrique el Grande) fue muy bueno, con momentos impagables. Una noche muy divertida y todo un descubrimiento el de este local.
Zona centro, calle Van Dyck... Nuestro recorrido por algunos de los bares de Salamanca fue muy fructífero. Hubo tiempo también para visitar algunos de los monumentos que no conocíamos de la ciudad, pasear por sus calles y recorrer algunas de sus librerías. En un próximo artículo escribiré sobre la visita que hicimos a tres (más una) de las librerías salmantinas: La Nave, Mundus Libri y La Galatea, más la tristemente ya desaparecida librería Cervantes.

No hay comentarios: