martes, 6 de septiembre de 2016

Elemental, Sir Arthur

El mes de septiembre ha llegado y con él la vuelta de muchas cosas. Pese a que en Sevilla hace un calor más propio de julio y agosto, es hora de retomar la actividad, de poner en marcha nuevos proyectos y darle continuidad a otros. Mi lista de asuntos pendientes es larga y abarca numerosos frentes, aunque no tantos como me gustaría. Pero ese es otro tema.

No es de eso, no obstante, de lo que me apetece escribir hoy. Un invitado inesperado se ha colado entre todas esas tareas pendientes y se está ganando un puesto de honor entre mis lecturas favoritas. Un clásico al que estaba deseando hincar el ojo y que está superando mis mejores expectativas.

Sherlock Holmes es un personaje que siempre ha ejercido una poderosa atracción en mí. Hace unos años le dediqué un artículo en el blog (aquí) y hablé de él en el programa Voces del Misterio (aquí). Hacía mucho tiempo que me rondaba la idea de leer todas sus aventuras; hace algunas semanas empecé a ver la serie de televisión Sherlock, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, y ello me ha animado definitivamente a iniciar la lectura.
He logrado hacerme con Todo Sherlock Holmes, la fantástica edición de Cátedra. Más de mil seiscientas páginas que incluyen todas las historias que escribió Arthur Conan Doyle con Holmes y Watson como protagonistas, más un buen puñado de anexos en los que se explican muchos detalles de la obra.

Tras una excelente introducción de Jesús Urceloy, son ya varios los casos que he leído (Estudio en Escarlata, La corbeta Gloria Scott, El ritual de los Musgrave, La banda de lunares, El paciente residente, El aristócrata solterón, La aventura de la segunda mancha, Los hacendados de Reigate y Escándalo en Bohemia) y mi objetivo es completar, sin prisa pero sin pausa, las 60 historias que componen el volumen.

Hace algunos meses disfruté mucho leyendo un par de obras de Agatha Christie (Diez negritos y Asesinato en el Orient Express) y ahora toca otro clásico de las novelas de detectives. De Hércules Poirot a Sherlock Holmes; si en el caso de Christie la lectura superó mis expectativas, parece que Sir Arthur va por el mismo camino.

Hacía tiempo que no sentía tanto interés por continuar una lectura. Pese a que tendré que compaginarla con otras y con algunas de mis eternas tareas pendientes, y pese a que últimamente he leído libros interesantes, las aventuras de Holmes y Watson me han atrapado sin remisión. Otra deuda lectora está siendo saldada.

No hay comentarios: